Soñar en que una mujer
lejana y desconocida
pueda cambiarte la vida
de alocados suele ser.
O son ansias de tener
lo que ya se tuvo antaño:
Un amor que, aunque hagan daño
pueda causar ilusión.
Por eso mi corazón
quiere amarte. Y no te engaño.

¡Sueños de un viejo poeta
abocado a consumirse,
que piensa a tu lado en irse
en busca de otro planeta!
Dime que sí y la maleta
lista tendré en un momento.
Feliz, alegre y contento
a tu lado viajaría.
¿Qué al llegar me encontraría?
Tampoco busco un portento.

¡Otro sueño! Al despertar
puede causarme más pena.
¡Ésa es mi eterna condena!
Pero no me asusta amar.
Lo prefiero a terminar
como un viejo solitario,
fingiendo ante el escenario,
sin hallar la mano amiga
que le sujete y quien diga:
- ¡Ya terminó tu calvario! -.